Notícias ← Otras noticias

El relator especial de la ONU para las Minorías Nacionales pide al Estado español que respete los derechos lingüísticos de los hablantes de catalán

La Plataforma per la Llengua exige al Gobierno español que cumpla sus compromisos internacionales después de que Fernand de Varennes advierta de la situación de vulneración de derechos humanos que sufren las minorías en España

El relator especial para las Minorías Nacionales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Fernand de Varennes, ha hecho público el informe del análisis que él mismo realizó el año pasado sobre la situación de las minorías en el Estado español.

L'ONG del català considera que el informe del relator de la ONU «configura una buena fotografía del Estado español, porque muestra sus vergüenzas en lo que se refiere a la vulneración de los derechos y la vejación que hace de las minorías, una discriminación estructural del Estado», según el presidente de la entidad. Òscar Escuder exige «que este informe sirva a todas las instituciones para constatar que en materia de derechos todas las minorías del Estado español nos encontramos aún muy atrás». Por ello, «exigimos que el Estado reconozca que somos una minoría de pleno derecho, lo que niega hasta el momento, a pesar de que el relator de la ONU se lo haya pedido expresamente. Si al menos esto se hiciera efectivo, de ello se derivaría un deber para el Estado español de diseñar un marco legal específico para la prevención de la discriminación lingüística hacia la comunidad lingüística catalanohablante, tal como lo regula la Convención marco para la protección de las minorías nacionales -ratificada por España- que el Estado se niega a aplicar a las comunidades lingüísticas no castellanas bajo el argumento de que no son minorías».

El contenido del informe

La Plataforma per la Llengua ha realizado un análisis del informe del relator especial sobre cuestiones de las minorías en su visita a España, del que se extraen las siguientes observaciones:

  • En materia de análisis lingüístico, De Varennes señala que el Estado español no protege lo suficiente a las lenguas de las minorías en las normativas contra la discriminación que tiene la legislación española. Así pues, esta omisión sería contraria a las obligaciones contraídas por España en tratados internacionales, para los que esta característica es fundamental, y deja la vulneración de derechos lingüísticos a criterios arbitrarios y parciales de los jueces y los funcionarios estatales, los cuales, por su lado, son los primeros colectivos a la hora de discriminar a la ciudadanía por motivos de lengua.
  • El relator también se ha fijado en el sistema educativo, donde ha constatado un aumento de pronunciamientos judiciales que remarcan la preeminencia constitucional del castellano, una realidad que limita la enseñanza de las otras lenguas oficiales. El enviado de la ONU ha recibido informaciones según las cuales sin un modelo de inmersión muchos pequeños de ambientes castellanohablantes no aprenderían correctamente el catalán, mientras que el grado de exposición al castellano es muy elevado para todos los ciudadanos. De hecho, destaca la fortaleza de un modelo de inmersión no segregado que beneficia por igual a todos los escolares de los territorios de habla catalana. Asimismo, recomienda a las autoridades españolas que modifiquen las medidas que pretenden reducir la proporción de enseñanza en catalán en las escuelas públicas.

  • El relator comenta que las minorías en general desconfían de la policía y de la judicatura, y que denuncian casos de discriminación, maltratos y asedio que a menudo quedan impunes. Varennes explica que diferentes informaciones apuntan a un aumento del discurso del odio, la demonización, las amenazas físicas e, incluso, las agresiones contra miembros de la minoría nacional catalana, y señala que ha detectado un clima de intolerancia y nacionalismo exacerbado crecientes contra los catalanes y otras minorías. En el origen de estas hostilidades también encontraríamos a representantes políticos. Para erradicar este clima de odio, recomienda a las autoridades del Estado que supervisen de forma más efectiva el discurso del odio en internet y que combatan la intolerancia xenófoba entre los políticos.

*Según la ONU, una minoría étnica, religiosa o lingüística es «cualquier grupo de personas que constituye menos de la mitad de la población del territorio total de un estado, cuyos miembros comparten características de cultura, religión o lengua, o una combinación de cualquiera de estos elementos». 

Comparteix

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • Linkedin
  • Whatsapp
  • Telegram